Llarena rechaza extraditar a Puigdemont

El magistrado ha tomado esta decisión durante la mañana del 19 de julio tras conocer después del auto del tribunal alemán que si se aceptaba la extradición del expresident, solo se le podría juzgar por el delito de malversación. Debido a esto y tras mucho meditarlo, Pablo Llarena ha decidido no proceder con la extradición y retirar las ordenes de búsqueda y captura europeas para todos los huidos. Sin embargo, no podrán pisar territorio nacional hasta dentro de 20 años, fecha en la que prescribirá el delito de rebelión del que le acusa la justicia española. Si pisan España dentro de esos 20 años, serán detenidos.